domingo, 1 de septiembre de 2013

EL SECRETARIO 11: I FEEL GOOD...

Me siento de maravilla.
Nunca me había sentido mejor.
Ojalá no tuviera que levantarme del sofá para coger el mando a distancia. O a recoger la mantita, que se me ha caído y está muy lejos, ahí en el suelo.
Algo me dice que debería estar haciendo algo útil, como trabajar, no sé...
Terminé el primer borrador de George y Soline (ya sabéis lo mal que se me dan los títulos, Alain es el que los ponía...) y debería ponerme a corregirlo, pero es que esas cosas se le daban mejor a... ¡NO! No pienses en ese perro traidor... Así se lo coman las hienas en ese pútrido rincón adonde haya ido a parar, el muy. O menor todavía: ojalá mi Archi lo devore cual mantis, pero despacito, con dolor, con mucho dolor.
Cierro los ojos y trato de concentrarme en algo que me lo quite de la cabeza, pero lo que suele funcionar es cantar Supercalifragilisticoespialidoso... y ya sabéis que eso me trae aciagos recuerdos. 
¡Joer, es que todo en esta casa me recuerda a ese franchute estirado o qué!
¡Cualquiera diría que es imprescindible o algo!

De algún modo consigo tirarme del sofá y llegar a la cocina para prepararme un té. Me sale fatal, porque he perdido la práctica. Claro... como últimamente todos me los hacía Alain.
-Alain, Alain, Alain -gruño para mí mientras soplo el té hirviendo y bastante repugnante.
El sonido del teléfono me hace gruñir todavía más, porque moverme me cuesta un mundo.
Cuando llego hasta él, la cabeza va a estallarme. Casi suelto el auricular como si tuviese la peste cuando escucho la voz de quien llama.
-Maldita loca pelirroja, ¿qué narices has hecho con mi petit cruasán?
Suspiro con las pocas fuerzas que me quedan y respondo, harta de todo. Lo último que me faltaba para rematar el día era tener que aguantar a mi Archi dándome la vara.
-¿Devolvértelo? -respondo con toda la ironía de la que soy capaz.
No parece hacerle mucha gracia lo que digo, porque casi la oigo bufar al otro lado de la línea.
-Ha desaparecido sin dejar rastro y es por tu culpa, maldita majareta. ¿Cómo se te ocurrió decirle que yo le mandaba? Si le pasa algo será por tu culpa -lloriquea.
Cuando cuelga, ya estoy tan alucinada que no puedo ni responderle que se vaya a tomar viento.
Vuelvo a sentarme, derramándome el té por encima y quemándome las piernas. 
Grito, pero no sé si es por la quemadura o porque al fin las palabras de esa maldita piiiiiii han llegado a mi atontado cerebro. 
-Será piiiiiiiii, la muy piiiiiiii. ¡Yo la mato! ¡LA MATOOOOO!

3 comentarios:

  1. Uyuyuyuyuy... Me dejas ahora con la duda... A ver si nos hemos equivocado con Alain...

    ResponderEliminar
  2. Yo no digo nada... vivo sin vivir en mí!!!

    ResponderEliminar

Todos los comentarios del blog están moderados. Recuerda que la paciencia es una virtud.